Buscador de noticias

Por título o palabra clave

Compartir noticia:

Departamento de Ingeniería Civil

Mirella Biancardi: "En Chile lamentablemente estamos muy lejos de entender lo que es el derecho de autor, a pesar de que existe una ley muy clara al respecto".

Mirella Biancardi, Bibliotecaria DIC

Mirella Biancardi, Bibliotecaria DIC

Marisol Espinoza, Secretaria Biblioteca DIC

Marisol Espinoza, Secretaria Biblioteca DIC

Enlaces relacionados
Biblioteca DIC

La Bibliotecaria del Departamento de Ingeniería Civil, Mirella Biancardi, nos cuenta sobre los principales hitos que han marcado el desarrollo de la biblioteca y el acceso a los distintos contenidos disponibles.

¿Cómo los alumnos acceden al contenido de la biblioteca de civil? ¿Cómo ha cambiado la forma de publicar en estas plataformas?

Veamos, voy a partir con la segunda parte de la pregunta, para poder contestar luego la primera. Te cuento que el concepto que se tenía años atrás de las bibliotecas ha cambiado sustancialmente. Eran lugares donde se guardaba información y se tenía que proteger y conservar, eran casi museos. Hoy en día, muy por el contrario, las bibliotecas son nexos entre los usuarios y la información que contienen o entre los usuarios y donde encontrar esa información. La idea hoy es de accesibilidad, de lo propio como colección, así como de toda la gama de información disponible en diferentes lugares y formatos.
Ahora, ¿Cómo haces accesible esa información? En un comienzo, se hacía accesible a través de catálogos, tarjetas, ficheros, hoy eso es un recuerdo romántico de los viejos “museos”. El avance de las nuevas tecnologías de información, el ingreso masivo de computadores y redes informáticas, hace que hoy las nuevas plataformas digitales interactivas sean la herramienta básica para servir de nexos entre los usuarios y la información que buscan. Desde agosto de este año en la Universidad de Chile existe un nuevo concepto de biblioteca, la Biblioteca Digital, la cual unifica en una búsqueda simultánea tanto libros físicos y electrónicos, revistas, bases de datos especializadas, investigaciones académicas y otras colecciones que almacena la Universidad.
El camino para ello ha sido muy largo y lleno de desafíos y aprendizajes. Como anécdota recuerdo que a fines de los años 80, trabajando en IDIEM, don Ernesto Gómez su director, compró el primer computador para la Biblioteca, pero nosotras con suerte lo mirábamos, pues no sabíamos ni como prenderlo. Los computadores estaban en las universidades, y se usaban para proyectos e investigaciones de alto nivel, los simples mortales aún no teníamos acceso. Entonces, fue muy difícil ir aprendiendo a usar las nuevas herramientas. La Universidad a través de la Coordinación de Bibliotecas comenzó a buscar primeramente la unificación de criterios de catalogación, clasificación, autoridades de materias, en fin, trabajar todas bajo una misma normativa, apareció así el primer sistema de gestión de bibliotecas Multilist, del cual esta Facultad orgullosamente fue pionera dentro de la Universidad. Eso implicó muchas horas de capacitación y entrenamiento. El trabajo más complejo y largo fue el ingreso de la información bibliográfica de cada libro que teníamos en estantería a una gran base de datos. Luego se trabajó con las colecciones de revistas y finalmente se integró todo lo que es bases de datos de artículos de revistas y libros que hoy conforman las suscripciones que la Universidad pone a disposición de sus usuarios. Así hoy, después de más de 20 años llegamos a una nueva era, la Biblioteca Digital, un nuevo concepto, una nueva herramienta.
Ha sido difícil también para los alumnos y académicos, adaptarse a estos cambios, la diferencia está en que los alumnos vienen ya computines, con un switch especial que nosotros tuvimos que aprender ….. Estamos dando charlas a los memoristas, sobre “Plagio y Uso de Citas Bibliográficas” y “Estrategias de Búsqueda y Recursos de Información”. Hemos tenido mucho apoyo de la Dirección del DIC. Pero aún nos falta más apoyo de parte de los académicos, muchos nos piden estas charlas para sus alumnos, pero hay otros que no nos dejan el espacio aún.
Todo lo que se hace aquí es difícil, las bibliotecas solo generan gastos, no generamos recursos físicos sino intelectuales, y eso no se mide en dinero. Somos gente de servicio exclusivamente. Pero si no estuviésemos, cualquier proyecto no se podría realizar, pues no tendrían la información que se requiere.

¿Y por qué a los últimos cursos y no a los iniciales?

Siempre he querido tener 2 instancias para dar a conocer la Biblioteca. Al inicio de la especialidad y luego en los cursos de introducción a la tesis (los E y F). Pero me dicen que en los primeros años los alumnos no tienen trabajo de investigación. Entonces, hay que empezar por algo, y empezamos por los de más arriba. Hay académicos que ven la necesidad que los alumnos aprendan antes, y damos la charla, pero eso es a petición del profesor ….. Ha sido difícil, si no hubiese sido por el profesor Alberto de la Fuente, todavía estaríamos en cero.
Es urgente hacer entender a los alumnos que Google no es el mundo, que en realidad una ayuda, pero si quieres realizar un trabajo serio, y si quieres encontrar cosas serias, debes aprender que existen bases de datos arbitradas, que tienen un comité editorial que las respalda. Por otro lado, está todo lo que es pirateo que va en contra de la normativa de derecho de autor, no se entiende que es un delito el subir libros a U-Cursos, distribuir fotocopias de libros y otras malas prácticas. En los cursos se sube un libro completo y queda a disposición de los alumnos quienes a su vez lo siguen distribuyendo…. así como vas a formar en un alumno el hábito de saber investigar, saber citar, evitar el plagio. Es un trabajo muy complejo. En Chile lamentablemente estamos muy lejos de entender lo que es el derecho de autor, a pesar de que existe una ley muy clara al respecto.

Me quedan algunas dudas dando vuelta sobre el tema del plagio. Creo que sí o sí las bibliotecas tienen un gran peso sobre eso. Sobre todo, en el tema de investigación o de consultoría.

Los bibliotecarios hemos tenido que aprender, pues tampoco sabíamos mucho cómo funcionaba este tema. Los alumnos no tienen conciencia de que el plagio es un robo intelectual, no tienen idea de que están copiando ideas de otros y eso no pueden hacerlo. Parafrasear ideas de otros es un robo. El copy paste tan usado desde Google para tareas del colegio no se puede hacer. Por esta razón nos hemos tomado tan enserio hacer charlas y dar a conocer las normas de citación y referencia y educar a nuestros alumnos, futuros profesionales, en que las ideas no se roban, se reconocen.

¿La relación de la biblioteca con los alumnos llega hasta que ellos se titulan y después más adelante hay alguna relación con egresados?

En estos momentos no hay nada. Siempre hay "regalones" con los cuales se generan nexos y ellos siguen solicitando nuestra ayuda. La Escuela tiene el Centro de Graduados. Quizás sería buena idea crear una asociación de exalumnos del DIC y ver opciones para darles servicios. Por ejemplo, que implicara regalar algún libro cada cierto tiempo, pedir un monto en dinero para su membresía, no se me ocurre algo en estos momentos, pero que pudieran hacer usos de los servicios de biblioteca.

¿Y los alumnos de Magíster tienen acceso?

Los alumnos magíster tienen matrícula por lo cual tienen cuenta pasaporte y con eso asegurado el acceso a todos los servicios de la Universidad. El problema son los alumnos de los Diplomados, porque ellos no tienen una matrícula formal. Se está tratando de cambiar esto, en eso estamos trabajando.

¿Qué tal la autonomía en la búsqueda de los mismos alumnos?

La idea de las charlas apunta a esto mismo. Poco a poco debemos lograrlo, por eso necesito que los académicos colaboren y apoyen las charlas y además promuevan el uso de las bibliotecas con la actualización de bibliografías y el uso de libros y revistas.
Desde hace algunos años las consultas por correo electrónico son muchas más que antes. Ha bajado enormemente la cantidad de consultas presenciales. Antes atendía por ejemplo solo para dar números, 150 alumnos por día hoy en día serán unas 70. Eso no significa que hayan bajado, si no que han aprendido a usar los recursos disponibles.
Es también cierto, que las consultas también bajan por la ley del menor esfuerzo por parte de los alumnos, porque el mundo de hoy es así, y esto parte desde el colegio. Por ejemplo, los alumnos dicen, para qué vamos a saber historia si está todo en internet, para que vamos a saber algo si está todo en internet, es decir “San Google”, a eso me refiero. Es como una varita mágica, pero no se dan cuenta que uno debe tener un bagaje, hay alumnos que son busquilla, pero hay otros que no están ni ahí.
Otra anécdota es que los alumnos creen que el mundo partió con internet. Por ejemplo buscan un artículo de revista y si no está en Internet o en alguna de la bases de datos, no existe ….. se les explica que tenemos la revista en papel y te miran, así como: Éstas loca, papel? ¡O sea, no olvídalo! De a poco los hemos ido acostumbrando y decimos: ¿ustedes creen que el mundo nació con Internet?, nos miran con otra cara, como si estuviéramos locas.

¿Entonces el nivel de búsqueda de información de antes era mayor?

Ha cambiado y mucho. Antes de las bases de datos y de la revolución de las TIC, los alumnos tenían obligadamente que venir a la biblioteca a buscar el material en préstamo o en consulta y a investigar con ratoncitos en las estanterías, no había otra forma. Hoy en día el alumno viene lo justo y lo necesario, y es mucho lo que te pide a través de correo electrónico, por esto le tienes que entregar otras herramientas y hacerlos más autónomos. Entonces da lo mismo cuantas veces ha sido prestado el libro físicamente, no es un indicador de que se use o no una biblioteca. Una biblioteca se usa en la medida que hay usuarios que necesitan información en función de lo que puedas ofrecer, de las herramientas que tienes para ello. Cuando el material no está en las colecciones físicas ni en las bases de datos, el alumno recurre a mí y allí hay todo un trabajo de investigación que se realiza para poder obtener la información. Por otro lado, tienes una red de bibliotecas con las cuales compartes información, formas “alianzas estratégicas”. Personalmente tengo muchos contactos con bibliotecas en Chile, con las universidades, contactos con USA, México y otros países que nos envían información a veces gratis y otras a muy bajo costo, y se intercambia mucho, pues ellos también necesitan información nuestra. Si algún usuario pide por ejemplo un paper, no saben todo el trabajo que hay detrás de conseguir esas 2 ó 3 hojitas.
Trabajé muchos años en IDIEM y los memorista influenciados directamente por los académicos, eran excelentes usuarios de biblioteca, aun cuando en aquella época todo se buscada a dedo. Hoy en día la Universidad exige a los académicos cumplir muchas condiciones como por ejemplo cantidad de papers anuales publicados, y eso no les permite ser el maestro que antiguamente era el académico. En general el profesor hace su clase y no va más allá, no logra motivar al alumno, quien a su vez se siente tan falto de tiempo que estudia para la prueba lo justo y lo necesario, para salvar el ramo y punto. No es una crítica hacia los académicos ni a los alumnos, sino al sistema, a la vida moderna, al apuro y al trabajo en contra el reloj.

Extensión y Vinculación con el Medio - Departamento de Ingeniería Civil

Lunes 30 de octubre de 2017

Compartir:
http://uchile.cl/ic138353
Copiar

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: